Gordillo y la clase obrera

Veo en las noticias, con cierta incredulidad, el asalto a los supermercados Mercadona y Carrefour por parte de unos llamados defensores de la clase obrera. Desde mi condición de votante de izquierdas y sin ánimo de polemizar en asuntos políticos, doy mi opinión sobre lo que he podido ver:

 

Si ya el sr. Gordillo y sus secuaces llevaban mucho tiempo perdiendo el romanticismo que en un principio suscitaban sus actos de ocupación de fincas de terratenientes, y dicho sea en honor a la verdad, creo que tampoco consiguieron los presuntos fines perseguidos, sino una repercusión mediática, simpática y graciosa, amén de la posibilidad que se le proporcionó al Sr. Gordillo de tener sus minutos de gloria vana contando sus utópicas gracietas en el Congreso y foros varios, ahora me atrevo a decir que son lo más parecido a una banda mafiosa organizada, con ideales trasnochados y absurdos. No se si en el fondo, pero seguro, sí en las formas.

 

¿Qué ha conseguido el Gordillo Team con el asalto a los supermercados? Pues estoy seguro que el capo Gordillo debe andar en este momento pletórico de felicidad pensando que ha hecho temblar los cimientos de los imperios capitalistas de Carrefour y Mercadona y que sus cúpulas directivas están reunidas en sesión extraordinaria para decidir el inmediato cierre de sus centros y buscando pasajes para perderse en algún recóndito lugar donde esta banda de “héroes” no los puedan localizar, vaya, que los ha hecho sufrir mogollón, para que nos entendamos.

 

Pero me da a mí que lo único que han hecho temblar estos señoritos han sido las piernas de la cajera que aparece en el video, llorando, alejada a empujones de sus puesto de trabajo por unos machitos de cerebro hueco que creen ser herederos de la leyenda del buen bandolero que robaba a los ricos para darlo a los pobres. Entiendo que en ningún momento habrán pensado el daño causado a la cajera, clase obrera, no lo olviden, y en los miedos que la muchacha pasará cuando vea acercarse a su puesto de trabajo a un tipejo con barba y ataviado con la kufiyya, prenda que tan orgullosamente deshonra el capo trasnochado.

 

Ya digo que no está en mi ánimo el polemizar en política, mas bien solidarizarme con la cajera que aparece en el video, con otros trabajadores de las empresas asaltadas que han sufrido las gracias de estos “valientes”, y con la clase obrera en general, a la cual me honro en pertenecer. Eso sí, pedirle a Don Juan Manuel Sánchez Gordillo y su banda que, a ser posible, si sigue con sus estúpidas maniobras mediáticas, lo haga quitándose el manto de la lucha obrera pues no nos representa, o al menos de ese modo.

 

Paco Ruiz

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Lola (jueves, 09 agosto 2012 09:30)

    No puedo estar mas de acuerdo contigo. Buen escrito.

  • #2

    Fran Sobrino (domingo, 12 agosto 2012 02:06)

    Bra-vo. Muy bueno tito, ha conseguido lo que quería, fama. No representa, mejor dicho, no nos representa, a la clase obrera. Si cree que es la reencarnación de Robin Hood, allá él, España hay que cambiarla de otra forma, no asaltando supermercados de barrios...